Archivo para 11 mayo 2010

El arte es el contrapeso de la barbarie

CON EL PREMIO VELÁZQUEZ, QUE otorga el Ministerio de Cultura de España, los ojos de la crítica se posan en el trabajo artístico de la colombiana Doris Salcedo. El jugoso premio, dotado con 125.000 euros y que nunca antes le había sido otorgado a una mujer, es, según el jurado, un reconocimiento a “la madurez de la trayectoria de Doris Salcedo y la calidad de su obra”.

Entrevista para el Espectador con Doris Salcedo a raiz del Premio Velasquez

¿Qué significa el Premio Velázquez para su obra?

Es una obra que ha estado basada absolutamente en el mismo tema: la experiencia de las víctimas de la violencia, invisibles, sin nombres, desaparecidas. Una obra hecha con materiales muy humildes. Es muy gratificante que sea reconocida.

El jurado resalta ese compromiso social. ¿Por qué tanta fuerza política en su arte?

A mí sí me interesa lo político. Yo soy un ser político. Las víctimas con las que trabajo son de violencia política. Soy colombiana, trabajo para abrir espacios para el pensamiento y para lo poético desde acá, que se supone es el lugar propio de la barbarie.

¿Poética de la barbarie?

Quiere decir que estamos contando la historia de los vencidos. La historia siempre la cuentan los triunfadores y aquí tenemos una perspectiva invertida: no tenemos ni arcos del triunfo, ni columnas de Nelson, ni obeliscos, tenemos ruinas de la guerra y de nuestra historia. Eso nos lleva a trabajar una obra que articule la historia de los derrotados, porque también somos capaces de pensar y de narrar nuestra historia.

Una artista silenciosa – Articulo en la Revista Semana sobre Doris Salcedo

Doris Salcedo contra el Statu Quo… ¿todavía? – Carlos Salazar


Anuncios

Hannah Arendt. Entrevista 1973 1/5


“El mayor peligro para el mantenimiento del regimen constitucional viene del poder ejecutivo” Hannah Arendt sobre Watergate y la doctrina de la Seguridad Nacional.
Entrevista realizada por Roger Errera para la serie “Un Certain Regard” en 1973. Subtitulada al Castellano

Consecuencias de Foucault 1/4


Consecuencias de Foucault 1/4. Programa de televisión que explora las consecuencias del pensamiento de Foucault en nuestro presente, producido por ATEI Tv y A Parte Rei, Revista de Filosofía
Consecuencias de Foucault 2/4

Walter Benjamin: El pensador Vagabundo


Retrato de Walter Benjamin. Extracto del programa de televisión producido por ATEI y A Parte Rei

Walter Benjamin – Pecha Kucha


White Fungus Editor Gives A Presentation on Walter Benjamin as part of Pecha Kucha at Wellington’s City Gallery in 2008.

Charles Fourier y el Falansterio

François Maria Charles Fourier (Besanzón, 7 de abril de 1772 – París, 10 de octubre de 1837) fue un socialista francés de la primera parte del siglo XIX y uno de los padres del cooperativismo. Fourier fue un mordaz crítico de la economía y el capitalismo de su época. Adversario de la industrialización, de la civilización urbana, del liberalismo y de la familia basada en el matrimonio y la monogamia. Sin embargo, el carácter jovial con que Fourier hace algunas de sus críticas hace de él uno de los grandes satíricos de todos los tiempos. Propuso la creación de unas unidades de producción y consumo, las falanges o falansterios basadas en un cooperativismo integral y autosuficiente así como en la libre persecución de lo que llamaba pasiones individuales y de su desarrollo; lo cual construiría un estado que llamaba armonía. En esta forma anticipa la línea de socialismo libertario dentro del movimiento socialista pero también líneas criticas de la moral burguesa y patriarcal basadas en la Familia nuclear y en la moralidad cristiana restrictiva del deseo y el placer y por ende en parte al psicoanálisis.[1] Así pues, el siglo XX encontró interés en las perspectivas libertarias de cuasi-hedonismo como las de Herbert Marcuse y su freudomarxismo, o las de André Breton, líder del movimiento surrealista. Asimismo usó en 1837 la palabra féminisme;[2] y ya en 1808 argumentaba abiertamente en favor de la igualdad de genero entre hombres y mujeres. Seguidores de sus ideas establecieron comunidades intencionales como La Reunión en Texas, EEUU y La Falange Norteamericana, en Nueva Jersey, EE.UU. a mediados del siglo XIX.

Carlos Fourier

Homenaje a Fourier, Textos

El Falansterio de Charles Fourier

The Paris Commune and the State

“…The abolition of the Church and the State should be the first and indispensable condition for the real enfranchisement of society which can and should reorganize itself, not from the top down according to an ideal plan dressed up by wise men or scholars nor by decrees promulgated by some dictatorial power or even by a national assembly elected through universal suffrage. Such a system, as I have already said, would inevitably lead to the creation of a new state and, consequently, to the formation of a ruling aristocracy, that is, an entire class of persons who have nothing in common with the masses. And, of course, this class would exploit and subject the masses, under the pretext of serving the common welfare or saving the State…”

“…The future social organization should be carried out from the bottom up, by the free association or federation of workers, starting with the associations, then going on to the communes, the regions, the nations, and, finally, culminating in a great international and universal federation. It is only then that the true, life-giving social order of liberty and general welfare will come into being, a social order which, far from restricting, will affirm and reconcile the interests of individuals and of society….”

“…The lust for power of a few individuals originally, and of several social classes later, established slavery and conquest as the dominant principle, and implanted this terrible idea of divinity in the heart of society. Thereafter no society was viewed as feasible without these two institutions, the Church and the State, at its base. These two social scourges are defended by all their doctrinaire apologists.

No sooner did these institutions appear in the world than two ruling classes – the priests and the aristocrats – promptly organized themselves and lost no time in indoctrinating the enslaved people with the idea of the utility, indispensability, and sacredness of the Church and of the State…”

The Paris Commune and the Idea of the State – Bakunin

Mikhail Bakunin – Reference Archive