Archivo para 15 abril 2009

Las Vanguardias Artísticas

babitz-duchamp

Profundizamos en el tema de las Vanguardias porque a partir de ellas se abre una brecha en el concepto y en la percepción de lo que puede ser el arte y su relación con nuestros modos de vida en una sociedad de consumo. El vanguardismo nace de un contexto histórico que no solo concierne a las sociedades industriales del mundo anglosajón de la primera parte del siglo XX sino también aunque en diferente medida y ritmo a todas aquellas sociedades que sufren algún proceso de modernización. A la búsqueda de innovación y libertad se suma la necesidad de buscar nuevas relaciones entre el arte y la vida social, entre el arte y la vida cotidiana, entre el arte y el imaginario colectivo. La vanguardia como fenómeno social y político-cultural atraviesa la época de lo moderno para intervenir como lectura fuerte de la crisis y la crítica de su tiempo. 

El sueño de las vanguardias históricas es integrar el arte a la vida también puesta de manifiesto por el dadaísmo. Es hacer desaparecer el arte como una experiencia autónoma. El arte en manos de artistas. Todo arte moderno y de vanguardia cuestiona de distintas maneras la época y su arte institucionalizado y es a partir de ese cuestionamiento, de ese febril experimentar, de ese trabajar con el lenguaje, de ese procurar otras escrituras que se constituye otro tramo del arte entre 1910 y 1940.

La vanguardia estética, política es el presente en estado absoluto, es esa carga moderna donde el presente solo puede comprenderse como futuro ya llegado antes de lo previsto, antes de que el conjunto tome conciencia, antes de que la totalidad de la sociedad despierte. La vanguardia aparece como una aceleración de la historia donde todo pasa a ser inmediato. (tomado de: El tiempo de las vanguardias artísticas y políticas)

Anuncios

Aparatos Ideológicos del Estado

Ahora que nos ocupamos de los conceptos de vanguardia en las artes (plasticas, escenicas, visuales, audiovisuales, literarias, performativas, sociales,…etc) vale la pena tener presente el contexto político de control social al que ellas se enfrentan: Modos de pensar, modos de sentir, modos de creer, modos de vivir, modos de trabajar que reproducen ciegamente un estado injusto e indeseable de las cosas. Ese estado que podría ser insostenible por naturaleza, se legitimiza y se hace sostenible artificialmente por la aplicación inteligente y perpetua de ciertos dispositivos de control de las conciencias y las sensibilidades sin que medie nuestra voluntad y sin que nos demos cuenta. Una posible aproximación a este espinoso tema nos la da Louis Althusser con su teoría de los Aparatos Ideológicos del Estado. Entre otras cosas, como la represión religiosa, laboral, sexual, económica, corporal, se enfrentan las vanguardias ayer y hoy? Nada menos que a los AIE. Vean estos tres Videos porfavor para tener una perspectiva diferente del contexto de control social al que se enfrentan las vanguardias en la modernidad europea, norteamericana o latinoamericana. Hay otros enemigos del arte de vanguardia como la fama, el dinero, el exito, la publicidad, la competencia y el espectaculo por solo nombrar algunos, pero todos estos, se derivan de los AIE que siguen vigentes mientras que a las Vanguardias ya se les ha cantado el requiem por parte del mismo establecimiento que convierte el arte y su disfrute en ligero consumo cultural sin consecuencias.